miércoles, 9 de noviembre de 2016

Me Gustas


Me gustan las personas que son leales, las que van de frente y te dicen cien verdades por cada mentira piadosa. Esas personas te quieren sin ningún tipo de condimento.



Me gusta la gente que te abraza como si su equipo hubiera ganado la Champions, que da igual el tiempo y el pasado, lo que importa es el abrazo.

Me gustan los que son capaces de creer en lo increíble, las que se equivocan a lo grande porque piensan a lo grande.

Admiro a las personas amantes de los retos, las que no pueden vivir sin una meta, las que dan su vida por sentir que lo han conseguido.

Me encantan las personas que están, estén donde estén. Las que saben llegar y quedarse en las buenas, las que saben llegar y aguantar las malas.

Me gustan, como decía el maestro Benedetti, la gente que sin motivos te busca y sin ataduras se queda.

Me gustan los rebeldes, los que firman donde les da la gana aunque lean FIRME AQUÍ.




Me gustan los impuntuales y los desordenados. La puntualidad y el orden están sobrevalorados.

Me gusta la gente que habla como un loro y a la vez saben escuchar. Con esas personas el tiempo pasa volando.

Admiro a la gente que, después de estar en la mierda, recupera el gusto por disfrutar de todo.

Me gustan los que sueñan con los pies en el suelo, y sobretodo, cuando alcanzan sus sueños, los que se acuerdan de quien estuvo con ellos en los peores momentos.

Me gusta la gente que, aunque estén hasta arriba de movidas, tienen cinco minutos que regalarte. Esos cinco minutos que igual son el mejor momento del día.

Me gusta la gente que te regala parte de su tiempo entre cigarros y cervezas.




Me gusta la gente que te hace reír. A carcajada limpia o por lo bajini.

Adoro la gente que, aún costándole la vida desnudar su alma, lo hace y la entrega. A esas personas las puedes querer sin peros ni condiciones.

Me gustan las personas que no se disfrazan de valientes.

Amo a las personas que saben ver tras una coraza, que saben ir más allá y acaban comprando una parcelita en tu corazón.

Me gustan las personas que necesitan sentir y para sentir necesitan sentirse.

Me gusta los cazadores de sueños, esos que arriesgan lo cierto por lo incierto, los perfeccionistas hasta el extremo. La recompensa será de ellos.

Me gustan las personas que se acuerdan de ti antes de tiempo, en el momento justo y a deshora.

Me gustan las personas que salen a jugar cuando el rival se crece y mantienen la cabeza en alto. Y pierden. Y se sobreponen. Y ganan.

Los que te abren las puertas de su casa, de su corazón y de su alma.

Me gusta la gente que pisa el suelo fuerte por ambos, que te mira y te seca las lágrimas con sus propias manos.

Amo las personas que te defienden a muerte delante del resto, incluso sin tener razón. Los trapos sucios se lavan en casa. Con esas personas puedes ir al fin del mundo. Y volver.




Adoro la gente que recorre kilómetros por estar junto a ti. Esos irían contigo al fin del mundo.

Me gusta la gente que tienen la boca preparada para morder el polvo y las piernas con el impulso suficiente para levantarse de nuevo.

Me gustan los que respetan. Los pacientes. Los que no miran por encima del hombro.

Me encantan los que no tienen miedo. Y si los tienen, los guardan cada mañana en la mesilla de noche.

Los que llevan la cabeza alta y tienen principios.

Me gusta la gente que disfruta cocinando, escribiendo poesía o durmiendo.




Me encanta la gente que baila bajo la lluvia.

Adoro a la gente que se ríe con ganas. Y a la de la buena música aunque no esté de moda.

Me gustan las personas que saben crecer en la adversidad y se recuperan de los golpes de la vida a modo de sonrisas.

Los que nadan a contracorriente, porque en algún momento la ola les acompañará.

Me gustan los que no caen bien a todo el mundo, porque eso es un símbolo de autenticidad. Los perfectamente incorrectos, con ese punto exacto de locura controlada y timidez contenida.

La gente que te da calor cuando más frío tienes. Los que te dan su respiración cuando te ahogas.

Me gustan las personas que siguen la estrofa de la canción que tú mismo estás cantando.




Me gusta la gente que lamen la tapa del yogur, pero que le dan el culín a su perro.

Las personas que tienen el don de estar siempre. Las que te dan paz en tiempos de guerra y al mismo tiempo bombardean tus sentidos.

Las personas educadas y atentas.

Me gustan las personas que van a por todas, las que se mojan de verdad.

Las personas que son felices con los pequeños detalles.

Los que no salen bien en las fotos.

Los que se ríen hasta de su sombra.

Los amigos de verdad.

Me gusta los que son valientes.

Los que te quieren.

Los atrevidos.

En la vida.

En el amor.

En el sexo.



2 comentarios:

  1. Yo soy de los que lamo la tapa y le doy el culín al perro. Es lo mejor que existe. El poder compartir con un fiel compañero es simplemente maravilloso. Genial una vez más, hermano. ¡Me ha parecido brutal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de esos, jajajajaja!! Bueno no, la tapa al gato y el culín a la perrita, jajajajaja!!
      Gracias por tus comentarios hermano, dan vida a este (nuestro) blog.

      Eliminar